//
estás leyendo...

Cine

Gracias por fumar

Gracias por fumarEn realidad hablar de esta película es sólo una excusa. “Gracias por fumar” presenta el trabajo de los grupos de presión, sus tácticas para vender productos con muy mala imagen como el tabaco, las armas o el alcohol. El trabajo de estos maestros del marketing cuando hay que hacer labores de control de daños o buscar nuevos soportes para inserciones “exoticas” de publicidad encubierta. Dirigida por Ivan Reitman, incluye una colección de diálogos cínicos. El prota es un vendedor de humo y demagogia. Cuando le preguntan si se averguenza por su trabajo dice una frase que me resulta especialmente fina “Todo el mundo tiene que pagar una hipoteca”. Hay algunas escenas para el recuerdo, como cuando los tres amigos, pertenecientes a diferentes grupos de presión (tabaco, alcohol, armas), se ponen a hablar sobre cuál de ellos es más apto para ser raptado por terroristas basándose en las cifras de mortalidad de sus respectivos lobbys. (Gana por goleada el tabaco, claro, pero ellos admiten que es porque no tienen a nadie que represente el sector de la comida basura, el principal asesino de masas en nuestras sociedades)

Gracias por fumar se reafirma en algo que todos los que nos dedicamos a la comunicación sabemos; no importa realmente si algo es verdad o mentira, importa cómo lo vendas y como te lo cuenten. Con esto lidiamos todos los días en el trabajo y al final, como dice el protagonista, lo que intentamos es hacer lo mejor posible nuestro trabajo y pagar la hipoteca. Como dicen en la película no hay que entrar en negociaciones para vender tu idea, hay que dar argumentos. Especialmente fina es la escena cuando el hijo del protagonista es aleccionado por su padre para escribir una redacció que le han mandado como tarea en el colegio y  que lleva por título: “Porque el gobierno norteamericano es el  mejor del mundo?”. Para empezar, dice, “hay que descartar que este gobierno sea el mejor, y una vez hecho esto hay que dar argumentos que no tengan que ver nada con el enunciado de la pregunta.”

Es una cuestión de enfoque. Es una cuestión de saber hacer llegar al periodista o al público el mensaje que el grupo de presión o la empresa de comunicación quieran. Mi experiencia dice que muchos de los periodistas a los que dirijas tu nota de prensa jamás la contrastarán o buscarán  otras fuentes. Y la gente que lee periódicos cree en la imparcialidad del medio que han elegido y que sólo leen un periódico. Y que la gente que sólo se informa por la televisión cree más en lo que le digan en programas del corazón que en documentales informativos. Y que el nivel de inteligencia e integridad de la radio española lo dan diatribas de tertulianos.

Frase del guión: ”debemos cambiar los hábitos de los americanos, en estos tiempos sólo fuman tabaco los psicópatas y los europeos”).

Share

Discussion

Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] en una moda que desaparezca de los medios de comunicación. Es posible (y perdón por la autocita: http://turanzas.wordpress.com/2007/01/14/gracias-por-fumar/ ) que los grupo de presión y los think tanks hagan bien su trabajo y desvien la atención hacia [...]

  2. [...] relacionado: Gracias por Fumar  Explore posts in the same categories: Activismo, Ecología, [...]

  3. [...] no me cuela.   Este asunto me recuerda casi al pie de la letra un diálogo de la película “Gracias por fumar”. En este film,  el lobby de presión de las tabaqueras intentaban llegar a un acuerdo para [...]

Deja un comentario,si te apetece

Photos on flickr

No es obligatorio pero ayuda a estar al día de lo que pasa por aquí.